Una gravísima denuncia que debe ser investigada

El programa de televisión de Jorge Lanata del domingo pasado, en el que uno de los condenados por el triple crimen de General Rodríguez señaló al Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, como el instigador de esos delitos, tuvo, naturalmente, una extraordinaria repercusión y efectos políticos considerables.

Ya desde antes de la emisión del programa, mediante tuits y declaraciones, Fernández se mostró sumamente nervioso. Luego, afirmó que todo era una operación de Clarín y extendió la responsabilidad nada menos que a su competidor en la primaria para la gobernación bonaerense, Julián Domínguez, lo que desató una feroz pelea interna.

Uno de los argumentos del Jefe de Gabinete es la descalificación “ad hominem” del denunciante. Como se trata de alguien condenado penalmente, su testimonio carecería de relevancia. Es cierto que las palabras de alguien condenado por un delito tan grave, contradictorias, además, con otras anteriores, deben ser tomadas con pinzas, pero en este tipo de ilícitos muchas veces se llega a la verdad por los dichos de quienes están involucrados en ellos.

Es por ese motivo que en muchas legislaciones se regula la figura del arrepentido, como estímulo para aclarar hechos que de otra forma quedarían impunes.

Nada podemos afirmar sobre la responsabilidad penal de Aníbal Fernández, pero sí es evidente la responsabilidad política del gobierno que él integra en esa relación promiscua entre mafias, narcotráfico y política.

 

La denuncia es gravísima y debe ser investigada con todo rigor. La Argentina vuelve a estar en las tapas de los diarios del mundo por los peores motivos.

Los jueces tienen la obligación de avanzar en esas investigaciones y dejar de apañar a funcionarios fundadamente sospechados.

Para colmo, a las pocas horas de haberse producido en el programa de Lanata, el informe referido a la denuncia contra Aníbal Fernández el edificio donde aquél mora sufrió una serie de agresiones.

Se trató a todas luces de un intento de amedrentamiento del prestigioso periodista. El rol de Lanata ha sido de enorme trascendencia en estos años. Ha realizado investigaciones de gran importancia y ha sabido hacerlas interesantes para el gran público. Viene desarrollando una labor que en alguna medida suple la reticencia de muchos jueces federales de indagar las irregularidades y hechos ilícitos cometidos por altos funcionarios nacionales.

Llegamos a las PASO metidos en el barro más sucio en lugar de estar debatiendo las propuestas para ingresar en un camino de desarrollo y equidad social.

Si este rumbo de decadencia y de corrupción desenfrenada fuera homologado en las urnas, las perspectivas de terminar con el atraso serán remotas.

Hay un clima de desunión, de hostilidad, de violencia verbal, que ha sido creado por el kirchnerismo y que puede derivar en agresiones físicas. Es imprescindible recuperar la concordia y dejar de ver a cada crítico en un enemigo.

Es esta la tarea principal que debemos emprender a partir de diciembre. Todo lo demás vendrá por añadidura.

Viernes 07 de agosto de 2015

Dr. Jorge R. Enríquez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
twitter: @enriquezjorge

Iniciar sesión