Nueva doctrina de la inteligencia nacional

Mediante el Decreto 2011/2015, recientemente publicado en el Boletín Oficial, se aprobó lo que se denomina la "Nueva Doctrina de Inteligencia Nacional".

El decreto señala, qué "problemáticas" son "relevantes". Así, se mencionan ejemplificativamente como agresiones de origen externo o terrorismo los "atentados contra el orden constitucional y la vida democrática" por parte de "grupos políticos y/o militares que se alzaren en armas contra los poderes públicos y/o el orden constitucional o se trate de grupos económicos y/o financieros -empresas, bancos, compañías financieras, etc.- que lleven a cabo acciones tendientes a la desestabilización de gobiernos democráticos mediante corridas bancarias y cambiarias, desabastecimientos, «golpes de mercado», etc.".

Entre otros organismos, se crea la Dirección de Inteligencia sobre Delincuencia Económica y Financiera, encargada de "la producción de inteligencia orientada al conocimiento de las actividades de la delincuencia económica y financiera, así como de lavado de dinero y de las economías criminales, y de los grupos nacionales o extranjeros responsables de llevarlas a cabo".

La preocupación del kirchnerismo por el lavado de dinero no ha sido muy intensa en estos años. De hecho, es un delito por el que está siendo investigada la propia familia presidencial.

Pero no caben dudas de que esa Dirección será usada como una herramienta más de hostigamiento de adversarios o personas cuya persecución sirva al "relato". La "desestabilización" por mecanismos como las "corridas bancarias y cambiarias", "desabastecimientos", "golpes de mercado", etc., es de una extraordinaria vaguedad, que permite las interpretaciones más extravagantes y arbitrarias.

Por lo general, las corridas bancarias y cambiarias no responden a ningún plan maestro desestabilizador, sino a datos concretos de la economía, como la pérdida de confianza en el sistema, derivada de abultados déficits, enorme deuda o grosera sobrevaluación del peso.

La creencia en eternas conspiraciones planetarias como explicación de todos nuestros problemas es bastante burda, pero sigue teniendo un vasto público dispuesto a darle crédito. Sobre esa matriz cultural va a trabajar, si sigue en funciones, el kirchnerismo. Con esos informes amañados y sin jueces independientes, es fácil prever cómo nuestros derechos más elementales serán pisoteados.

Es lo que está en juego este año.

Viernes 31 de julio de 2015

Dr. Jorge R. Enríquez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
twitter: @enriquezjorge

Iniciar sesión